Skip to main content

Naranja X aceleró su compromiso con el planeta y se convierte, desde 2021, en carbono neutral. En esta nota, conocé cómo se mide, mitiga y compensa toda la huella de carbono de la empresa.

No es novedad que la temperatura aumentó a niveles desorbitantes desde la era industrial. Y que es urgente limitar ese aumento a 1,5° para fin de siglo, para enfrentar la crisis climática. 

¿Quiénes están más en riesgo si superamos ese valor? Nosotros, los seres humanos.

La principal causa del aumento de la temperatura de la tierra, según diversos estudios, se debe a la mayor cantidad de Gases de Efecto Invernadero (GEI) – como el dióxido de carbono (CO2)- que hay en la atmósfera. Las personas, empresas y Estados generamos esos gases a través de nuestra actividad, del uso de energía, de automóviles basados en combustibles fósiles, de lo que consumimos. Es decir, cada uno de nosotros genera una “huella de carbono”. Por eso, es clave conocerla, reducirla y, aquello que no podemos reducir aún, compensarlo.

[Te recomendamos esta nota: ¿Qué es el cambio climático y cómo nos afecta? | RED/ACCIÓN]

El viaje de Naranja X hacia la descarbonización

Desde 2021, en Naranja X decidimos no solo medir y reducir (o “mitigar”) nuestra huella, sino también, compensar todo lo que emitimos desde 2020. A través de la conservación y reforestación de bosques nativos de la Argentina, estaremos “absorbiendo” la misma cantidad de CO2 que emitimos. De esta forma, nos convertimos en neutros en carbono.

El primer paso: medir

Solo se puede cambiar lo que se conoce. Por eso, desde 2017, en Naranja X empezamos a medir la huella que generaban nuestras fiestas anuales, que congregaban a miles de personas. En 2018, sumamos a la medición a nuestros edificios corporativos. Y en 2019, ¡logramos medir todas nuestra huella! En términos técnicos, medimos los alcances 1, 2 y 3 de nuestras emisiones. 

Quizás te preguntás: ¿y qué tipo de emisiones genera Naranja X? Al ser una empresa de servicios, nuestra principal fuente de emisión de CO2 corresponde al consumo energético. ¿Sabías que en nuestra empresa trabajan más de 3000 personas? ¿Y que tenemos más de 170 sucursales en todo el país y dos edificios corporativos? Imaginate que todos los días se prenden un montón de luces, se usan equipos tecnológicos y se compran distintos tipos de materiales para lograr que más de 5 millones de usuarios puedan pagar, comprar, ahorrar, sacar préstamos y seguros, a través de los productos de Naranja X. 

En 2020, nuestra huella de carbono fue de 7.202 toneladas de CO2 equivalentes. A pesar de la pandemia y de que nos movimos menos, todos seguimos generando un impacto en el planeta. Eso sí, la huella de nuestra empresa bajó un 36% en 2020, respecto a 2019. Pero si no seguimos cambiando las formas de hacer, ese número podría volver a subir si todo vuelve a “la normalidad”.

El consumo energético representó el 67% de nuestra huella de carbono en 2020. 

La huella de carbono de Naranja X se redujo un 36% de 2019 a 2020. La medición incluyó un estimado de consumo de más de 1500 colaboradores que trabajaron desde su casa.

El segundo paso: mitigar

Luego de medir nuestra huella de carbono anual, nuestra prioridad es reducir la cantidad de emisiones. Esto, por un lado, contribuye con el cuidado del planeta. Y además, impacta en la sustentabilidad del negocio: si usamos los recursos de manera más eficiente, gastamos menos (o gastaremos menos en el futuro, como en el caso de las energías renovables). 

Algunas formas en las que mitigamos nuestra huella de carbono: cambiamos toda la luminaria a luces LED, digitalizamos nuestros servicios, elegimos proveedores y productos más sustentables, armamos un nuevo sistema para gestionar nuestros residuos con el fin de evitar que muchos materiales terminen en el relleno sanitario. ¡Y hasta lanzamos el rebranding de nuestras sucursales con menor impacto en el ambiente!

¡Instalamos un parque solar en nuestro techo!

Desde hace unos meses, estamos reemplazando parte de nuestro consumo energético, con energía solar que generamos a través de 216 paneles. Esto implica que para fin de año habremos reducido desde el 5% de la energía proveniente de fuentes no renovables en nuestro edificio corporativo. Este primer paso en la producción y el consumo de energías limpias, tuvo una inversión inicial de 80.000 dólares, y todo un equipo y una investigación por detrás.

Ezequiel Coppa es parte del área de Servicios Generales y uno de los líderes del eje Energías Limpias.

El tercer paso: compensar

“Proteger a los bosques de su desmonte significa evitar que miles de toneladas de CO2 sean liberadas a la atmósfera”, afirman desde la Fundación Banco de Bosques. En Naranja X, compensamos todas las toneladas de carbono que no pudimos mitigar, a través de la compra de 129.981 metros cuadrados de bosque nativo en la Argentina, que está en peligro de deforestación. Junto a Banco de Bosques y, a través de la donación de otras empresas y personas, ya hemos salvado el bosque Curvas del Urugua-i, en Misiones. 

Ahora, nos proponemos salvar Las Araucarias, también en Misiones. Todos los bosques salvados por Banco de Bosques son entregados a Parque Nacionales para que sean protegidos.

Banco de Bosques realiza un cálculo para estimar qué cantidad de metros cuadrados de bosque nativo es necesaria para compensar una tonelada de CO2 equivalente emitido. El cálculo se basa en: el Programa REDD de las Naciones; en el informe «Estimación de volumen, biomasa y contenido de carbono de las regiones forestales argentinas», de la Dirección de Bosques de la Provincia de Misiones; y en el informe “Nivel De Referencia De Emisiones Forestales De La República Argentina”, de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la República Argentina.

¿Sabías que en la Argentina se pierden bosques del tamaño de 15 a 20 canchas de fútbol por hora? Vos también podés salvar m2 de bosques en bancodebosques.org

Ser carbono neutrales es un paso clave y nos llena de orgullo. Pero sabemos que hace falta mucho más para seguir enfrentando el problema. Es clave articular con quienes más saben, comenzar a impulsar alianzas entre empresas, Organizaciones de la Sociedad Civil y  Estado. Con el fin de seguir fortaleciendo al ecosistema de impacto ambiental, en 2021 también estamos apoyando a Tequio y Sembradores de Agua, dos organizaciones basadas en Córdoba, para facilitarles la misión de proteger las sierras y sumar a cada vez más personas a la causa. Por último, estamos explorando cómo desde nuestro negocio financiero podemos promover nuevos paradigmas de triple impacto: económico, social o ambiental.

Conocé más sobre el eje Planeta de Naranja X.