Skip to main content

Naranja evolucionó a Naranja X. ¡Y sus 177 sucursales también! Con criterios de triple impacto, se está logrando el cambio de marca más rápido y efectivo de la historia de la compañía.

En 2021 Naranja evolucionó a Naranja X y tuvimos el desafío de rebrandear las 177 sucursales del país. Es decir, se tuvo que ajustar la cartelería para que refleje la nueva identidad de marca, con el fin de que toda la comunidad pueda reconocer fácilmente las sucursales y acercarse en persona para resolver sus dudas respecto a sus cuentas y al manejo de su plata.

Lo nuevo, fue la pregunta que se hizo el equipo que tenía el desafío de implementar el rebranding en todo el país: ¿Cómo podemos renovar los carteles de todas las sucursales, distribuidas en 150 localidades, con los menores costos ambientales y económicos?

Con este criterio, se está logrando el cambio de marca más rápido de la historia de Naranja X y con menor huella de carbono.

[Conocé cómo en 2021 Naranja X se convierte en carbono neutro]

(Imagen: Emanuel Blom)

Nuevos criterios de impacto: cartelería con ecodiseño, iluminación LED, articulación local

El proceso tuvo 3 aspectos clave.

  • Cartelería ecodiseñada: reutilizamos al máximo los materiales que ya teníamos, estructuras de chapa, bastidores y lonas. En total, se aprovechó el 52% de los materiales. Se diseñaron nuevos carteles priorizando generar muchos menos desperdicios: los recortes de chapas y otros materiales se diseñaron de manera de optimizar el 97% de todos los materiales, un número súper alto en este tipo de procesos.
    Se diseñaron elementos para que fueran fácilmente trasladables; en caso de que una sucursal deba mudarse, por ejemplo, no habrá que producir nuevos carteles, sino que se podrán reutilizar los actuales. 
  • El 100% de la nueva iluminación de carteles es con luces LED. Lo cual reduce el consumo energético, en un año, en 6.673 kWh — como si fuera el consumo de 9.567 casas, en ese mismo período.
  • Se redujeron los traslados y se priorizó contratar a proveedores locales: en vez de que un único proveedor fuera a instalar carteles hacia todo el país, se contrató por zonas. Además, la fase de relevamiento se hizo de forma remota, lo cual evitó 53 toneladas de emisiones de carbono. En vez de que un proveedor viajara a relevar el estado, medidas de cada fachada y de cada estructura, fueron colaboradores de Naranja X de cada zona, quienes relevaron a través de fotos e información el estado de las situaciones.

Este cambio está llegando a nuestras 177 sucursales, en más de 150 localidades de todo el país. Y se está reduciendo el impacto en todas las fases de producción y uso. En noviembre, cuando el cambio de marca haya sido implementado en el 100% de las sucursales de la compañía, contaremos con los resultados totales.

(Imagen: Gentileza Gota)

Equipos interdisciplinarios, siempre

Nos encanta trabajar en equipos diversos y que la rompen. Este proyecto fue liderado fue Luciana verzellini, quien llevó adelante el concepto y la implementación del rebranding con impacto junto con Nicolás Chibán, ambos del equipo de Infraestructura y de Impacto Ambiental de Naranja X.
La nueva estética de marca, por supuesto, fue liderada por el equipo de Branding y Marketing de Naranja X. Y participaron los equipos de Infraestructura, de Mantenimiento y de Sucursales para poder lograr el relevamiento y la instalación.

Como aliados externos, contamos con la empresa cordobesa Gota y con la consultora Circular Carbon (CIRCA). Gota produjo toda la cartelería e instaló aquellos que estaban en Córdoba. Para hacer este proyecto, su equipo creció de 30 a 40 personas. CIRCA nos acompañó con los cálculos de huella de carbono. Además, contratamos a más de 100 proveedores locales para poder instalar la cartelería en cada sucursal.

 

(Imagen: Gentileza Gota)

En primera persona: Luchi

Luciana Verzellini es parte del equipo de Obras y de Impacto Ambiental de Naranja X. Lideró el rebranding de sucursales.

«Es el primer rebranding que se piensa desde la sustentabilidad. Eso, además, nos dio buenos resultados en términos económicos, porque redujimos muchos costos, y en términos de calidad, porque logramos ser más eficientes y unificar toda la marca en el país. 

Me gusta experimentar y hacer las cosas de manera diferente a como se suelen hacer. Estudio todas las variables de los proyectos que encaro y al tener la posibilidad de liderar este, le puse alma y todas mis neuronas para que saliera de la mejor forma posible. 

En mi vida personal busco enseñarle a mis hijas a cuidar el agua y a separar la basura, en casa usamos LED y elegimos electrodomésticos eficientes, entre otras cosas.

Ser parte del equipo de Impacto Ambiental de Naranja X me ayuda a trasladar esa forma de pensar al trabajo y ver que podemos generar mucho impacto.

Todo el trabajo en equipo para este proyecto fue esencial: Javi Rodriguez, Nico Chibán, Fer Zorrilla, el equipo de Obras que ayudó con el relevamiento, el de Mantenimiento que hace posible la instalación, nuestro proveedor Gota fue crucial, y el equipo de Marketing que es quien acercó la necesidad».