Skip to main content

Entre muchas otras transformaciones la pandemia modificó, quizás para siempre, la forma de trabajar. En este escenario los equipos de trabajo demandaron como nunca antes la idea de flexibilidad, de poder encontrar el tan anhelado equilibrio entre desafíos personales y laborales.

Este fue el tema del segundo panel en Best Employers Summit de Forbes Argentina. Allí estuvieron presentes Marcos González Bibolini, director de Recursos Humanos de Camuzzi, Patricio Marzialetti, Chief Human Resources Officer de Prisma Medios de Pago, Erica Reynoso, Chief People Officer en NaranjaX, y Matías Illodo, HR Country Lead PepsiCo Argentina.

Uno de los denominadores en común entre los panelistas fue que en la actualidad es muy difícil encontrar una única forma de definir la flexibilidad laboral. «No hay un concepto único de flexibilidad, lo estamos construyendo entre todos porque en esencia el rol de los recursos humanos hoy estratégico para saber y determinar qué quiere la gente», señaló Marcos González Bibolini, director de Recursos Humanos de Camuzzi

Por su parte Patricio Marzialetti, Chief Human Resources Officer de Prisma Medios de Pago explico que en su compañía «la flexibilidad está alineada con el propósito, para que coincidan los objetivos personales de nuestros colaboradores y los de la compañía». 

En esa búsqueda por entender qué es la flexibilidad Erica Reynoso, Chief People Officer en NaranjaX señaló que «antes teníamos el viernes flex, hoy se trabaja donde quieras, el tiempo que quieras y mañana no sabemos cómo será la nueva flexibilidad».

Desde su experiencia en el sector productivo Matías Illodo, HR Country Lead PepsiCo Argentina compartió su punto de vista en el panel: «La gente demanda una libertad total para unir el propósito de la compañía con el personal y en ese contexto nuestro objetivo es ubicar a la gente en el centro y tomar decisiones siendo empáticos. Tenemos que saber qué necesitan nuestros colaboradores, para qué vienen a trabajar y por qué no eligen como compañía». 

La cuestión del bienestar vino para quedarse y quedo claro en la conversación de los miembros del panel que su nuevo rol es determinar qué es ese bienestar y cómo cada colaborador lo incorpora a su dinámica. 

«En nuestro caso vemos y redescubrimos la presencialidad de nuestros colaboradores con propósito. Tenemos 1100 trabajadores afectados a la operación que nunca dejaron de prestar servicios. Para el resto veníamos con un programa de teletrabajo desde 2018 pero hoy estamos en un proceso de redescubrir lo bueno de la presencialidad», apuntó Bibolini. 

«En este tiempo nosotros confirmamos un slogan que se suele utilizar muchos en gestión de talento y recursos humanos. El trabajo no es a dónde vas, sino lo que haces, las tareas y las responsabilidades. Por eso en 2021 logramos que el 60% de nuestros colaboradores tuvieran oportunidades de desarrollo dentro de la compañía», agregó  Marzialetti. 

«Estamos en un momento de transformación que implica un cambio en el mindset más que una nueva práctica. Por delante tenemos el desafío de ofrecer autonomía plena para que cada uno decida y en este sentido tenemos que pasar del paradigma del control para ir al paradigma de la confianza», concluyó Reynoso. 

En línea con lo planteado por la ejecutiva de Naranja X, Illodo cerró el panel con una ida compartida por todos los participantes: «El líder está para habilitar cosas, no para dar órdenes. Y de esta manera el líder tiene que estar cerca de su equipo, escuchar y sacarle el máximo potencial a cada persona». 

Leé más en este link.